Pasar más de dos horas semanales en contacto con la naturaleza beneficia la salud, según un reciente estudio.

Permanecer al aire libre puede aportar grandes beneficios para la salud y un estudio reciente es el primero en cuantificarlos. Así lo afirma uno de los estudios más revolucionarios de los últimos años publicado por Scientific Reports el pasado 13 de junio. El título ya es revelador: “Pasar al menos 120 minutos a la semana en la naturaleza se asocia con buena salud y bienestar”, dicen los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter.

El estudio se ha basado en entrevistas a casi 20.000 personas de todo tipo, desde personas con enfermedades hasta niños, ancianos, clases altas y desfavorecidas, y personas que viven en las ciudades o no del Reino Unido.

El estudio de «Monitor of Engagement with the Natural Environment Survey» se realizó entre 2014 y 2016, y tenía como objetivo registrar las actividades de estas personas durante la semana anterior en la naturaleza. Gracias a los resultados obtenidos, el mismo equipo ya está trabajando en un estudio similar en 18 países, 14 en Europa, además de Estados Unidos, Canadá, Australia y Hong Kong, según la CNN.

La investigación de Scientific Reports se centró en averiguar si pasar unos determinados minutos a la semana en contacto directo con la naturaleza (no simplemente viviendo cerca de ella) beneficiaba a las personas en su salud. En este sentido, los investigadores se dieron cuenta de que aquellas personas que habían pasado más de 120 minutos a la semana en la naturaleza habían mejorado sus salud y bienestar.

Entre las personas que pasaron al menos dos horas en la naturaleza, solo una de cada tres dijo sentirse insatisfecha, mientras que solo una de cada siete reportó mala salud.

Para reducir de manera eficiente los niveles de la hormona del estrés cortisol, debe pasar de 20 a 30 minutos sentado o caminando en un lugar que le brinde una sensación de naturaleza

MaryCarol Hunter, profesora asociada de La Universidad de Michigan (EEUU)

Aunque los beneficios alcanzaron un pico con un contacto con la naturaleza de entre 4 y 5 horas semanales, sin importar la forma en que se alcance dicho tiempo, fue significativo demostrar que esos 120 minutos eran igualmente beneficiosos tanto para los que viven próximos a la naturaleza como para aquellos que viven alejados de ella y que no dependía solo de la proximidad.  Los beneficios no eran mejores por pasar más tiempo, sino que con solo esos 120 minutos podía ser suficiente para mostrar mejoras.

¿Tiene más beneficio hacer deporte que simplemente sentarse en la naturaleza? Muchos creen que la práctica de deporte en espacios naturales es mejor, pero ahora este estudio lo pone en duda. Tanto correr al aire libre como sentarse a contemplar un árbol es beneficioso. Aunque advierten, que deben seguir investigando en este sentido.

5 Actividades para todas las edades que puedes realizar al aire libre

Loren ipsun y todo eso…

Los resultados actuales también sugirieron que no importaba cómo se alcanzó el «umbral». Esto puede deberse a que los individuos seleccionaron exposiciones para adaptarse a sus preferencias y circunstancias personales. Por ejemplo, algunos prefieren caminatas largas los fines de semana en lugares más alejados de sus hogares; mientras que otros pueden preferir visitas más cortas a los parques en el área local”, señalan en el estudio.

Y aunque se mantienen cautelosos con los resultados, ya que el estudio fue realizado con datos autoinformados y transversal, han podido demostrar que personas con problemas de salud crónica o discapacidad mejoraban su sensación de bienestar al aumentar el contacto con la naturaleza.